Megan Meier

I do not own this picture
© Megan Meier & family

Megan Taylor Meier fue una adolescente estadounidense nacida el 6 de noviembre de 1992, que se suicidó el 17 de octubre de 2006 a causa de cyberbullying, a punto de cumplir los 14 años.

Megan había sido diagnosticada en 3º de primaria con un trastorno por déficit de atención y depresión por una muy baja autoestima. Sus padres describían a Megan como una chica a la que le gustaba mucho pasar tiempo con su familia y amigos. En 1º de la ESO, Megan empezó a llevarse muy bien con su vecina, quién la introdujo en el mundo de MySpace, una red social que estaba muy de moda en aquel entonces. Un tiempo después, Megan y esta chica se distanciaron, y ella conoció a un chico llamado Josh Evans del que se hizo muy amiga y mantuvo una relación a distancia con él.

Seis semanas más tarde, Josh empezó a enviarle mensajes donde le decía que no quería ser su amigo porque “era mala con sus amigos”. Más tarde, empezó la avalancha de mensajes en el perfil de Megan: “eres una mala persona”, “estas gorda”, “todo el mundo te odia”, “vete a la mierda con el resto de tu vida”, “el mundo sería un lugar mejor si tú no existieses”… Fue tanto el odio que Megan recibió que se lo contó a sus padres, quienes intentaron consolarla. Pero más tarde, cuando la madre de Megan subió a su habitación, encontró el cuerpo sin vida de su hija colgado en el armario. Megan se había ahorcado.

I do not own this picture
© Megan Meier & family

Después de su funeral y tras unos meses de asimilación para la familia, los padres de Megan decidieron abrir una investigación para descubrir quién era ese tal Josh Evans, cuyas palabras habían terminado con la vida de su hija; y para su sorpresa descubrieron que Josh no era real. Era un hoax, un personaje ficticio de internet, preparado para sacarle información a la joven y tener suficiente como para humillarla más tarde. Pero esto no es lo peor… “Josh Evans” estaba más cerca de lo que pensaban, pues el perfil había sido creado por la madre de aquella vecina que había sido amiga de Megan, y había utilizado esta cuenta como venganza por los “supuestos rumores que Megan había dicho sobre su hija”. Durante muchos meses, engañaron a Megan para sacarle toda la información posible y que la joven confiara en “Josh Evans”, para luego atacarla y humillarla públicamente atacando a sus puntos débiles.

Una historia desgarradora que rompe el corazón de cualquiera y es capaz de dejarnos sin palabras pues, ¿cómo puede un adulto hacer tal cosa a una niña de 13 años? Un acto infantil, inmaduro, irresponsable y cruel que ha tenido estas terribles consecuencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s