Mab

I do not own this picture
© Tumblr & creators

Esta es la historia de Mab, una chica de 20 años que fue víctima de acoso escolar y ciberacoso durante muchísimos años y que hoy en día es probablemente una de las chicas más fuertes que hay:

“Hola, antes de nada voy a presentarme, soy Mab. Actualmente tengo 20 años y sufrí bulling durante toda mi adolescencia y gran parte de mi infancia.

¿Por dónde puedo empezar? La historia es tan larga que se me mezclan los acontecimientos y me cuesta ponerlos en el orden correcto. A pesar de esto, voy a hacer un esfuerzo.

Supongo que todo esto se remonta a la primaria, durante toda mi infancia estuve al menos en cuatro colegios diferentes, no más de un par de años en cada uno, nos mudábamos constantemente por el trabajo de mis padres y nunca conseguí hacer amigos, realmente creo que eso me desfavoreció. 

Entre mudanzas y tras el nacimiento de mi hermana pequeña, mis padres se divorciaron, mi madre se quedó con nuestra custodia y, viéndose sola, con dos hijas y en pleno proceso de divorcio, decidió que lo mejor era “barrer para casa”, de modo que nos mudamos a casa de mi abuela, al pueblo dónde habíamos veraneado toda la vida, y nos instalamos a vivir con ella y con una de mis tías.

Al principio pensé que sería genial, al fin y al cabo yo ya tenía amigas allí, jugaba con ellas en verano y teniendo a mi familia cerca me parecía todo mucho más cálido. Yo tenía por aquel entonces diez años. Me cambié al colegio del pueblo tras terminar quinto curso y empecé el último curso de la primaria rodeada de todos aquellos a los que consideraba mis amigos.

Al principio todo fue bien, tuve mis más y mis menos, algunos niños se metían conmigo porque era muy alta, o porque estaba rellenita y empezaba a tener pecho, mientras que las demás niñas eran aún planas. Pero no le daba demasiada importancia, al fin y al cabo, era normal que no le cayese bien a todo el mundo.  Recuerdo que una vez, cuando estábamos en clases extraescolares, casi toda la clase se puso de acuerdo para tirarme globos de agua, llegué a casa empapada y llorando, pero ya sabéis, cuando se piden explicaciones todo son “cosas de niños”.

Cuando entré en la ESO las cosas empezaron a empeorar, en el primer año fueron más o menos normales, sin embargo el segundo año la pesadilla comenzó a coger una forma más monstruosa, más preocupante. Yo tenía trece años y me eché mi primer novio, un chico bastante mono del pueblo de al lado, tres años mayor que yo. Por alguna razón a mis amigas no les gustaba eso, a pesar de que yo intentaba pasar tanto tiempo con él como con ellas, ellas decían que no las hacía caso, empezaron a lanzar rumores, como que mi novio me ponía los cuernos, o a decirme que no entendían cómo podía estar con alguien como yo (la “patilarga rechoncha y torpe”, la “poca cosa”)… Se permitían creerse mejores y consiguieron, poco a poco, destrozar  mi relación.

Imaginad como debe ser que tu primer amor se rompa mientras toda una fila de tus “amigas” le jalean para que lo haga y lo esperan para irse con él por ahí después, pues esa fue la escena. Me dejaron sola, totalmente sola, y no sólo eso, empezaron a unirse contra mi, primero fueron insultos, luego fueron a llamarme a casa para pegarme mientras lo grababan en vídeo, tuve suerte de que mi madre escuchara el jaleo y saliera a rescatarme, pero me la dejaron guardada.

Una vez más al pedir explicaciones sólo encontramos el “son cosas de críos”.

La trama no acabó aquí, a partir de entonces sólo fue a peor, poco a poco todas las chicas y chicos del pueblo se fueron poniendo en mi contra, empezaron a lanzar rumores sobre mi, tanto en la localidad como en el instituto, cosas como que era una guarra, que había perdido la virginidad en el campo con un chico que no conocía, que era lesbiana… Me esperaban a la salida del autobús y me tiraban cosas, yo salía a correr con la música lo más alta posible para llegar lo más pronto posible a casa. Me pegaban a la salida de clase, o por la calle si me cogían, me intentaron quemar el pelo en el autobús… La lista es interminable.

Mi madre, preocupada porque llegara todos los días llorando o con moratones empezó a preguntarme, estuve años sin decirle nada hasta que un día exploté. Alarmada por la situación fue a pedir explicaciones, primero al instituto, ya que todo lo que pasaba también tenía lugar en el horario escolar. No le hicieron caso, le dijeron que quizá yo tenía la culpa, que era una chica difícil y que si tanta gente estaba en mi contra sería por algo. Que la mejor forma de solucionarlo era que me cambiara de instituto, que ellos no podían hacer nada. No podíamos creerlo.

Las conversaciones con los padres tampoco sirvieron para mucho, simplemente nos ganamos más enemigos, empezaron a decir que era imposible vivir con nosotras en el pueblo, que estábamos locas… Todas las noches se concentraban en la puerta de mi casa para patearnos la puerta y llamar al timbre. Colgaban fotos de mi en Tuenti, en las que estaba en biquini o simplemente normal, y me insultaban, me llamaban bruja, gorda, guarra… Fotocopié todos los insultos y se los dimos al juez de paz del pueblo, aunque tampoco solucionó nada.

Con el paso del tiempo aprendí a ignorarles, a sortear las cosas que me tiraban, a crear una burbuja a mi alrededor que me aislara de ellos. Me refugié en amigas de fuera que había conocido por internet gracias a foros fandom y a las amigas que tenía en el pueblo en el que vivía mi padre, con el cual empecé a irme prácticamente todos los fines de semana, también en algunas amigas del instituto que mientras estaba allí me defendían y me apoyaban bastante. Gracias a que me iba todos los fines de semana y a que las vacaciones las pasaba con mis amigas que había conocido de fuera, la cosa se me hizo más fácil, estar constantemente bajo el yugo de aquello sórdida situación en aquel agujero de ratas me asfixiaba y cada vez que salía de aquel pueblo renovaba mi alma.

Poco a poco la cosa fue mitigando, los cuchicheos y los rumores dañinos seguían, pero al menos el daño físico había parado.

Como me refugié en los estudios y los vi como una forma de salir de allí, conseguí terminar el instituto con buenas notas y entrar en la carrera que me gustaba.

A pesar de eso, el primer año algunos me encontraron por internet y empezaron a mandarme anónimamente preguntas a la red social ASK.FM amenazándome, insultándome, etc… Mi solución fue cerrar esa red social y desde entonces no he vuelto a tener problemas.

Como he dicho antes, ahora tengo 20 años, la gran suerte de estudiar lo que me gusta y de estar alejada de aquel pozo negro, tengo una nueva vida, nuevos amigos… Ahora no me importa lo que ellos puedan decir de mi, porque sé que están totalmente equivocados, sin embargo sus malos tratos dejaron estragos importantes en mi, mi autoestima es más bien endeble, tengo problemas de ansiedad y estoy llendo a terapia para  solucionarlos. A pesar de esto intento mirar el lado bueno de las cosas, gracias a ellos sé que soy una persona fuerte, soy alguien que valora la vida porque sabe ver lo positivo, miro al futuro continuamente y lucho contra mis problemas día a día.

Tengo únicamente cuatro consejos que darle a quien esté pasando por esto:

  1. No te lo tragues sólo, en mi caso los profesores no hicieron mucho, pero que tus padres lo sepan y te apoyen es algo fundamental para salir de algo tan turbio.
  2. Mira hacia el futuro, de todo se sale, todo tiene solución, las malas rachas pueden ser malas pero de ti depende salir de ellas victorioso o rendido.
  3. No te quedes estancado en ese ambiente, sal.
  4. Ellos se equivocan.

Buena suerte y besos.

(Hace tiempo que escribo un blog en el que de vez en cuando hablo de estas cosas, también podéis contactar conmigo por ahí: http://pasioncontenida.blogspot.com)”

– Mab

Un pensamiento en “Mab

  1. Pingback: Untuk Apa? | Nanda Febriani

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s