Caracteristicas: agresores y víctimas

Agresor

Normalmente, el acosador presenta un carácter extrovertido, tienden a tener la autoestima más bien alta, un comportamiento provocador, dotes de liderazgo, impulsividad y escasa empatía. Esperan que se haga todo a su voluntad y les gusta sentirse poderosos.

Tienden a buscar victimas fáciles, niños tranquilos, que no estén dispuestos a hacerles frente, y/o que estén aislados física o psicológicamente.

Algunos de estos niños sufren abuso en el entorno doméstico, por parte de sus familias; son objeto de burlas de los adultos o se sienten presionados a sobresalir en todas las actividades que realicen. También podrían reflejar conductas que, o bien aprenden de sus padres, o son fruto de su hiperactividad.

Víctimas

Suelen ser niños a los que les cuesta hacer amigos, niños tranquilos y sensibles, con pocos o ningún amigo en el grupo y con baja popularidad. Muestran una conducta muy pasiva, son tímidos y callados, se muestran nerviosos o preocupados, son inseguros y con baja autoestima. Pueden tener rasgos que los diferencien de los demás o una forma de pensar distinta al resto. Poseen tendencia a culpabilizarse de su situación y negarla por ser vergonzosa.

Presentan cambios en su conducta, como el rechazo a asistir a clase, perdida de interés, dificultad de concentración y, como consecuencia, una bajada del rendimiento académico.

Son niños que se encuentran solos y no suelen contar a nadie lo que les ocurre, por vergüenza y por miedo a que otros les juzguen como débiles o exagerados. También suelen evitar hablar del tema con sus padres por miedo a que estos destapen el tema abiertamente en el colegio y puedan sufrir aún más agresiones. Tienden a creer que merecen lo que les hacen, debido a su baja autoestima. Desearían ser invisibles y desaparecer, faltan al colegio tanto como les sea posible. Su salud puede empeorar notablemente debido al estrés, la angustia y la sensación de nerviosismo y miedo constante.

Existen también otro tipo de victimas, conocidas como victimas activas, cuya situación de aislamiento e impopularidad hace que actúen de forma impulsiva, sin tener en cuenta las consecuencias. Se podría decir que actúan como agresores y victimas al mismo tiempo. Descargan su frustación por no caer bien o ser acosados en acosar a otros niños. Este comportamiento puede surgir por haberse criado en un entorno familiar complicado, pueden haber sido victima de maltratos físicos o psicológicos. Su rendimiento académico es peor que el de las victimas pasivas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s