Alba

I do not own this picture © Google Images & creators

Aqui está la historia de Alba, una chica que sufrió bullying siendo muy pequeña:

“Me llamo Alba, y mi historia empieza a mediados de Primaria, a los 8-9 años. Para que os hagáis una idea antes de empezar, no soy la típica chica modelo, ni la más mona del pueblo ni mucho menos. Soy de lo más normal que te puedas echar a la cara.

Como bien sabéis, los niños a esa edad podemos ser muy crueles si vemos algo… ‘diferente’, y conmigo no iban a ser menos. Yo era, y sigo siendo, la típica chica a la que le gusta más jugar al baloncesto con mis amigos a pintarse o ponerse modelitos para salir de fiesta. Así que imaginaos los insultos más recurrentes a esa edad: bollera, marimacho, gorda, ‘no te acerques a nosotras’. La cuestión es que, independientemente de mi sexualidad, siempre he recibido insultos y miradas por ella y por mi aspecto físico.

Tanto que una vez, aquellas quienes pensaba que eran mis amigas, me la jugaron bastante. ¿La típica situación donde estás en los baños del colegio? Pues bien, un grupo de chicas me abrieron la puerta mientras yo estaba dentro. Pero no solo una vez, esto se repitió varias veces durante el curso. Me quitaban la mochila y tiraban todos los libros por el pasillo o incluso por el patio. Ese tipo de cosas. Llegué a no querer ir a clase, de hecho estuve casi dos semanas sin ir porque estaba aterrada de que me volvieran a hacer algo o que la cosa llegase a más. Mis padres decidieron hablar con mi profesora de entonces, pero solo sirvió durante un tiempo.

Meses después y en pleno momento del auge informático, del descubrimiento para los jóvenes del ya desaparecido Messenger, alguien que, todavía no he conseguido saber quién, y tampoco tengo ganas de saberlo, se creó una cuenta anónima con la mera intención de insultarme, mandándome mensajes como “eres una gorda, bizca de mierda”, “no tienes amigas” o “nadie te quiere”.

Pero llega un momento que, tras aguantar mucho, maduras. Te posicionas y sabes lo que de verdad debe importar en tu vida y qué no. Con quién debes juntarte y quién está ahí para apoyarte cuando lo necesitas. Así que, a todas las personas que sufran bullying os animo a que lo contéis. A que no os dejéis arrinconar ni silenciar por aquellos que os hagan daño, porque no tiene sentido, y esas personas merecen su castigo.

Usar vuestra voz para defendeos, porque sois más fuertes de lo que os pensáis.

– Alba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s