Estereotipos de belleza a través del tiempo

evcanon2

Un estereotipo es una imagen o idea aceptada comúnmente por un grupo o sociedad con carácter inmutable. A medida que la sociedad va avanzando y con ella la mentalidad, estos estereotipos cambian, evolucionan y se convierten en otros. Pero esto no significa que cambien a mejor… Simplemente cambian.

Esta semana he publicado varias entradas sobre los trastornos alimenticios, ya que es uno de los problemas que más cabida tiene entre los adolescentes de hoy en día. ¿La razón? Estos estereotipos. El canon de belleza actual es una mujer que cuanto más delgada mejor. Las grandes marcas de moda han impuesto un estereotipo en el que triunfa la “mujer palo”, esa mujer esquelética, extremadamente delgada, que hace que las jóvenes crean que si no son así, no son guapas. Pero esto no siempre ha sido así.

En la prehistoria, los hombres preferían a las mujeres de grandes senos y caderas anchas, puesto que se asociaban a la fertilidad, la abundancia y la capacidad de parir y criar hijos sanos y fuertes. Ese ideal de belleza no cambió demasiado en los siglos del Renacimiento. En el siglo XVII, se empiezan a buscar cuerpos más rellenitos: caderas más anchas y cintura estrecha, brazos redondeados y carnosos, piel blanca y pechos más llamativos que son resaltados por los corsés. Este último fue un elemento bastante importante durante los siguientes siglos, pues cada vez se le daba mayor importancia: en el siglo XIX se usaba para estrechar al máximo la cintura y realzar el busto y las caderas, lo que provocó problemas de asfixia o deformaciones de tórax a algunas mujeres. En el siglo XX, el canon de belleza seguía diciendo que las caderas debían ser anchas, los pechos altos y nalgas prominentes. Pero hasta entonces, no se le había dado protagonismo a la mujer.

Fue a partir de 1930 cuando éstas empezaron a preocuparse verdaderamente por su físico y en 1950, mujeres como Marilyn Monroe, con curvas marcadas, voluptuosidad, piernas infinitas, huesos bien forrados, cabellos rubios… o Audrey Hepburn, cuerpos pequeños y delgados, eran todo un icono. Cabe destacar que Marilyn es considerada una de las mujeres más sexys de toda la historia, y llevaba una talla 42.

A partir de 1970, empiezan a adelgazar y los pechos cada vez van cobrando más protagonismo y espacio en el cuerpo de las mujeres. En 1990, las mujeres siguen evolucionando en delgadez y pechos grandes y la cirugía estética ayuda a moldear los cuerpos de las que se quedaron en el camino. Grandes o enormes pechos, cuerpos delgadísimos, labios y pómulos prominentes… Asimismo, las mujeres se quedan físicamente estancadas en los treinta y tantos, gracias a las operaciones que estiran la piel para hacer desaparecer las arrugas. Destacan los cabellos oxigenados, las pieles morenas y las prendas que dejan bien poco para la imaginación.

Así, mientras en el siglo XVII se buscaba estar rellenitas, como las mujeres de la alta sociedad, ya que estar delgadas estaba relacionado con las clases bajas; actualmente, para cumplir con el canon de belleza, lleva a miles de mujeres a padecer un desorden alimenticio. Y, ¿verdaderamente merece la pena? La belleza es algo que va cambiando, al igual que los ideales de esta. ¿Merece la pena poner en riesgo nuestra salud, mental y física, e incluso nuestra propia vida por llegar a ese ideal de belleza? ¿No está la felicidad por encima de todo eso?

© Fuente

Anuncios

Un pensamiento en “Estereotipos de belleza a través del tiempo

  1. Pingback: Estereotipos de belleza a través del tiempo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s