Falsos Mitos: “Solo es un juego de niños”

I do not own this picture
© Google Images & creators

Una de las razones por las que el acoso escolar es tan difícil de ver para la mayoría de las personas es porque tienden a creer que se trata de un juego de niños, nada de lo que deban preocuparse porque es algo que se solucionará con el tiempo. Es uno de los puntos en los que os hablo en el apartado ‘Falsos Mitos‘, pero en esta entrada me gustaría explicar un poco más dos de esos puntos, que son los más comunes a malinterpretar.

Cuando se ve una escena de bullying, si un adulto interviene, el que estaba haciendo mal siempre suele decir: “solo estábamos jugando, profe”, y esa frase es suficiente para que esa persona se de la vuelta y se aleje. Puede que sí, que solo haya sido un juego pero… ¿alguien le ha preguntado al otro niño si se está divirtiendo? En un juego de niños, todos los implicados tienen que estar divirtiéndose y disfrutando del juego, no unos a costa de otros. Si uno de ellos utiliza a otro para que sus demás compañeros se diviertan, ya no es un juego, es humillar a una persona para hacer reír a los demás.

Lo mismo ocurre cuando muchos piensan que el bullying es algo por lo que todo niño tiene que pasar, que es una transición, algo que viene con el crecimiento; y no es cierto. Lo que viene con el crecimiento es la madurez de pensamiento, el tener que empezar a caminar por uno mismo y a defender lo que cree que es correcto. En ocasiones, habrá discusiones o conflictos normales con los demás, más o menos fuertes, pero existe un clara diferencia entre una discusión y el acoso escolar. En una discusión, ambos tienen el mismo poder, sucede ocasionalmente y no suele ser buscado. En el acoso escolar, ocurre todo lo contrario: uno de ellos es el que tiene el poder sobre la otra persona, es repetitivo y se suele buscar el hacer sentir mal a la otra persona. En un conflicto normal, la reacción emocional de ambos suele ser muy parecida, pues ambos estarán afectados; pero en el bullying, el agresor está tranquilo y no le importa lo mal que se sienta la víctima. No se busca llamar la atención en una discusión, y se tienen remordimientos además de que se busca una solución al conflicto; en cambio, en el bullying, se intenta llamar la atención de cuanta más gente mejor y demostrar su poder, no tienen remordimientos y no les interesa llegar a un acuerdo con la víctima para solucionar la situación. Aquí os dejo un esquema más resumido sobre lo que acabo de explicar que considero que es bastante importante:

acoso tabla

I do not own this picture
© Google Images & creators

Son cosas que debemos tener muy en cuenta para poder reconocer el problema y, por lo tanto, actuar para poder frenarlo. Muchos niños y niñas que están siendo víctimas de bullying no saben diferenciar esto, y muchas veces no saben que están siendo acosados/as; por eso es importante que los adultos (profesores, padres, hermanos/as mayores…) sepamos diferenciar entre estos dos casos para evitar males mayores que son muchos más graves de lo que la gente piensa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s