Busca tu inspiración

inspiration_sign2

I do not own this picture
© Google Images & creators

Creo que una de las cosas básicas para descubrir quién eres en el mundo es a quién tienes por modelo a seguir. Si lo piensas bien, todos tenemos a alguien que admiramos de forma especial: un familiar, un amigo, un cantante, escritor, actor u otra celebridad… Alguien que nos inspira a ser quien somos hoy y que aunque no lo tengamos cerca sabemos que podemos contar con esa persona por muy lejana que sea la relación con ella.

En la adolescencia, principalmente, es cuando por primera vez reconocemos a alguien como “ídolo”, “modelo a seguir” o “inspiración”; y ese hueco por lo general lo suele llenar alguien relacionado con el mundo del espectáculo, y aun sabiendo que hay casos en los que esto no sucede asi, voy a centrarme en esto, en hablar de cómo un artista, el primer ídolo de nuestra vida o la música en general puede ayudar a sanar un corazón roto.

“Eres lo que escuchas”
I do not own this picture
© Google Images & creators

Cuando se entra en la adolescencia es cuando más importancia se le da a las canciones. En esa época se empiezan a experimentar nuevos sentimientos: el primer amor, la primera ruptura, el no conocer tu lugar en el mundo y, en general, la búsqueda de la identidad. Y parece que siempre hay una canción hecha para nosotros, para ese sentimiento que tenemos en un momento determinado.

Y si resulta que no solo conectas especialmente con la canción, sino que también lo haces con el cantante, se forma un vínculo especial. Empiezas a verlo con mejores ojos, lo admiras, intentarás imitarle y seguir sus pasos. Te conviertes en fan de esa persona. ¿Pero qué esconde la palabra “fan”? Existen los fans a los que solo les gusta su música, y luego existen los fans a los que les gusta la persona. Se sienten identificados con ella y se ven reflejados en sus canciones. Es entonces cuando se convierte en su ídolo.

¿Es realmente posible que una persona que no sabe que existimos, que está a miles de kilómetros de nosotros y que la única forma que tenemos de conocerle sea a través de sus canciones o de sus entrevistas, pueda ayudarnos cuando pasamos por un mal momento? Yo creo que. Conocí a las que, aún hoy en día, llamo “ídolos” cuando tenía 13 años: Taylor Swift y Demi Lovato. Entonces, ya estaba pasando por momentos muy difíciles, estaba siendo acosada en el instituto, y pasaba el día deseando llegar a casa, meterme en mi habitación para poner uno de sus discos y escucharlos toda la tarde, uno tras otro… Y, lo creáis o no, me sentía mejor. Me sentía a salvo, comprendida y menos sola. Una de las razones por las que mis compañeros de clase a veces se reían de mi era por ser tan fan de alguien… Y más si ese alguien, como en el caso de Demi Lovato, en aquel entonces pertenecía a Disney. Me decían: “que infantil eres… te gusta la chica de disney”, o “¿no eres mayorcita ya para seguir viendo Disney Channel?”. No entendían el que pudiera gustarme tantísimo un cantante como para comprar sus discos legalmente y no descargarlos de Internet, como hacían ellos; me decían: “¡¿te gastaste 20€ en esa m**rda?!”… En una generación en la que lo que “molaba” era escuchar reggaeton, Wisin & Yandel, Daddy Yankee y demás cantantes similares (que yo no soportaba, y hoy en día sigo sin hacerlo); yo era la infantil por gustarme la música más rockera como la de Demi, o la música country de Taylor.

I do not own this picture
© Tumblr & creators

Cada uno tiene sus gustos musicales, nadie es igual a otro… ¿Por qué hay personas que tienen que minusvalorar los gustos de otra persona solo porque no sean iguales que los suyos? A partir de esa época deje de hablar de mis gustos, porque nunca eran iguales a los de los demás y pensaba que eso me hacía aún más rara. Pero lo cierto es que nunca me dejé influenciar por lo que ellos dijeran con respecto a este tema. Yo sabía que, para mi, estas dos personas me hacían sentir mejor que cualquier otra persona. A medida que las iba conociendo, más conectaba con ellas. Muchos me decían: “ya se te pasará… En un par de años dejarás de ser fan”. Bueno, aquí estoy, con 19 y no me da vergüenza decir que Taylor Swift y Demi Lovato estuvieron ahi para mi cuando muchos me dieron de lado, y aunque a medida que vaya creciendo tenga que dejar de comprar cada edición limitada de sus discos, cada revista extranjera en la que salgan en portada, o quizás no pueda ir a cada uno de sus conciertos… Ellas dos ya se han ganado un espacio muy especial en mi para siempre, difícil de entender para alguien que no haya sentido lo mismo alguna vez.

“La música nos salva”
I do not own this picture
© Google Images & creators

Con esto quiero demostraros la importancia que un ídolo puede tener en la vida de una persona y lo que puede influirnos positivamente. Ellas me han hecho ver las cosas de otra manera. Lo que antes pensaba que era raro en mi, o por lo que me llamaban rara, resulta que también lo tenía Taylor Swift; o los problemas de los que me daba miedo hablar, eran prácticamente los mismos de los que había hablado Demi Lovato. Yo pensaba: “bueno, si ellas que para mi están tan alto, han pasado por esto/han hablado de esto/han superado esto… ¿por qué yo no voy a poder hacerlo? ¿por qué voy a ser rara por tenerlos?”.

I do not own this picture
© Tumblr & creators

Espero que vosotros también tengáis un ídolo que os haga sentir mejor con vosotros mismos, un modelo a seguir que haga que te atrevas a seguir su pasos para superarte a ti mismo/a tal y como lo ha hecho esa persona, y una inspiración que sea capaz de haceros querer luchar por vuestros sueños y contra vuestros demonios; porque eso es lo que yo he encontrado en estas dos mujeres.

Hay muchos cantantes hoy en día que están muy lejos de ser un modelo a seguir para los más jóvenes, que solo se centran en vender, en exhibirse y en parecer “guays”; pero hay muchos otros que realmente inspiran a muchas cosas. Busca tu inspiración, tu modelo a seguir, porque estoy segura de que hay alguien ahí fuera con el que conectaras especialmente y que será para ti algo más que tu cantante favorito… Será tu compañía, tu fuerza y la persona que te ayudará a levantarte e intentarlo una vez más cuando te sientes solo/a e incomprendido/a. No es malo tener a alguien así, y no dejes que nadie te haga creer que lo es solo porque para ellos no sea importante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s